30 de marzo 2022

ESCENARIO MUNDIAL, HACIA UN NUEVO EQUILIBRIO, UNA GUERRA O UN MUNDO QUE DESEA RECUPERARSE LUEGO DE LA PANDEMIA

Por Luis Augusto Montanaro Bedoya

FUERTE, RESILIENTE, o RECESIÓN: estos son los tres escenarios que podrían darse en la economía mundial, mientras que el mundo sigue con su situación de volatilidad, incertidumbre, complejidad y ambigüedad. La guerra ha creado una situación muy importante en la oferta. La Fed y todos los Bancos Centrales tratan de parar la inflación generando un efecto de desaceleración en las economías. Las consecuencias del COVID-19 han generado mucha distorsión en las economías por los estímulos, lo que genera que este efecto de sinceramiento económico sea más nocivo para el crecimiento mundial y otras consecuencias, tales como las tasas de interés de referencia, el precio de los comodities, los tipos de cambio, el precio de los activos reales, y los rendimientos de las acciones de renta variable y los demás instrumentos financieros con o sin activos reales subyacentes.

 

Los mercados se están inclinando hacia el resultado FUERTE en la actualidad, aunque también es muy probable que sea de tipo RECESIVO. Esta es la razón por la cual, es prudente actuar de manera proactiva para buscar construir carteras sólidas y conservadoras. Las alocaciones a los sectores de renta variable correctos, así como la posición de renta variable que pueden cubrir los riesgos en los recursos naturales y la fuerte inclinación hacia empresas de calidad que pagan dividendos de acara a "superar" este período inusitado en la historia mundial de los mercados.

 

 

El escenario RESILIENTE espera que la política de endurecimiento de la Fed y los Bancos Centrales para controlar la inflación afecte negativamente el crecimiento de las economías del mundo. Esto se verá compensado de cierta forma por la reducción de la oferta y el inicio de la producción real de las economías. Por ello, los sectores seguros de demanda inelástica serán las posiciones más indicadas.

 

 

El escenario FUERTE parte de la base que hay mayor riesgo en los mercados de la UE que USA y que la situación en Ucrania, así como las sanciones económicas rusas no se propaguen más. Un compromiso entre Ucrania, Rusia y la OTAN haría bajar los precios de los comodities y podría disminuir la urgencia de la Fed y los bancos centrales de controlar la inflación a costo del crecimiento económico.

 

 

En nuestro escenario de RECESIÓN, la FED y los bancos centrales subirían muy rápido el crecimiento de la oferta para compensar la desaceleración de la demanda, lo que provocaría una recesión inminente en 2023, con una fuerte caída en los precios de las acciones y activos reales. El camino pronosticado para las notas del Tesoro de la FED y los bancos centrales a plazo sobre todo en un horizonte de 2 a 3 años, sugiere un riesgo de recesión en para el próximo año.

 

 

Artículo anterior

COCINANDO A LA RANA