Diferencias Entre El Valor Real Y El Precio De Los Inmuebles

A la hora de vender una vivienda, en ocasiones surge la duda acerca de cuál es el precio más recomendable para la misma. Es evidente que los propietarios quieren conseguir la máxima rentabilidad con la venta del inmueble, pero el precio a fijar puede depender de múltiples factores.

Es fundamental saber cuánto vale tu casa antes de elegir un precio de venta, ya que el valor real del inmueble y el precio de mercado son dos datos distintos. Existen algunas diferencias que hay que aclarar para evitar cualquier tipo de duda acerca estos aspectos y algunas de las más importantes son las que se muestran a continuación.

¿Qué diferencias existen?

El valor real de la vivienda depende de factores íntegramente relacionados con la misma. Para ello se tiene en cuenta el número de metros cuadrados de la misma, el año de construcción o antigüedad o los materiales utilizados para su construcción. También influyen otros elementos como si se encuentra en un edificio sin ascensor o con ascensor.

Por otro lado, el precio de mercado puede ser totalmente diferente al valor resultante de valorar los anteriores elementos de las viviendas. En el precio de mercado influyen aspectos como la situación del mercado de la vivienda, las tendencias de los precios en una determinada zona o si la vivienda puede ser reformada y utilizada para otra utilidad que genere una rentabilidad que justifique un precio de venta superior.

En cualquier caso consulta a un especialista ante alguna duda que pueda surgir a la hora de fijar el precio de la vivienda, ya que cada inmueble en particular cuenta con sus propias características y el precio puede ser muy variable. Y es que una vivienda de gran tamaño y en perfecto estado en medio de la nada puede tener un valor real superior, pero el precio de mercado puede ser inferior a una vivienda más pequeña y anticuada en una zona exclusiva de la ciudad de Asunción.

La situación del mercado inmobiliario y su influencia en el precio

El mercado de la vivienda puede experimentar subidas y bajadas en función de múltiples factores (crecimiento económico, población, conformación de nuevos hogares…) y esta evolución afecta a cada vivienda en particular, independientemente de su valor real. Esto provoca que viviendas muy valiosas se malvendan en épocas de caídas del mercado inmobiliario.

O que una vivienda pequeña y de menor valor pueda venderse a precio de oro si hay una escasez de vivienda en el mercado. Todos estos factores deben ser tenidos en cuenta a la hora de fijar el precio de venta de un inmueble y los propietarios, pero también los compradores, deben ser astutos a la hora de intentar vender o comprar una propiedad.

En definitiva, podemos afirmar que valor real y precio de venta guardan una estrecha relación pero pueden ser muy diferentes entre sí. La tasación profesional suele responder de manera precisa a la valoración de cualquier inmueble en el momento actual y los propietarios pueden orientarse a la hora de fijar el precio más interesante para su vivienda.